logo nyala tours
info@nyalatours.com

Situación Geográfica

El Reino de Marruecos está situado en el extremo Noroeste del continente africano entre los 21 y 36 paralelos. Está bordeado a la vez por el Mar Mediterráneo al Norte, y el Océano Atlántico al Oeste. La longitud de sus costas es de 3.500 Km, sus fronteras terrestres están limitadas al Este por Argelia y al Sur por Mauritania, tien una superficie de 446.550 km² y se considera un país subtropical. Esta sometido en verano a la condición de la zona árida caliente y goza de un clima templado, fresco y húmedo en invierno.

História

El actual territorio de Marruecos ha estado poblado desde tiempos del Neolitico, desde el año 8000 antes de C, cuando era menos árida. Los primeros habitantes eran los bereberes y antes se llamaba Mauritania. El norte de África empezó a poblarse por los fenicios (ahora Líbano) que estuvieron muchos años. Después llegaron los romanos que la llamaron Mauritania Tingitana.

En el siglo V los vándalos y los visigodos echaron a los romanos. Luego entraron los bizantinos (ahora Estambul) pero los bereberes vivieron siempre en las montañas.

En el siglo VII el territorio del actual Marruecos fue invadido por los árabes que venían de Bagdad (Iraq) y trajeron el Islam. Muchos bereberes, que antes no eran musulmanes, se vieron obligados a ser convertidos por el Islam. Los árabes formaron el Reino de Nekor (actual Rif) dominados por el Califato Abasí hasta que Idris I, en el año 789, lo convirtió en el Califato de los Idrisíes. Luego los bereberes quitaron a los Idrisíes y gobernaron el país. Les siguieron primero los almorávides y después los almohades que vinieron de al-Andalus, expulsados de España. Luego un largo período de guerras civiles derrumbó el imperio.

En los siglos XV y XVI Portugal comenzó a ocupar África, tomó Marruecos (sobre todo la costa para controlar a la piratería) empezando por Ceuta (1415) y después por Arcila y Tanger (1471), Mogador (1506), Safí (1509) y Mazagán (1513). Los españoles tomaron Melilla en 1497 hasta que en 1580 el rey español Felipe II fue coronado rey de Portugal, pasando entonces todas las posesiones portuguesas a España. Tánger fue cedida a Inglaterra.

Desde 1666 hasta 1912 la dinastía alauí tomó el control del país y se anexionaron Tánger en 1684. Su territorio era más pequeño que ahora. Francia mostró interés por Marruecos desde 1830 y ello enfado a Alemania en 1904 con disputas territoriales que se resolvió en la Conferencia de Algeciras en 1906 donde se aprobó que Marruecos se dividía en dos territorios: uno ocupado por Francia y otro por Alemania que cedió luego a España el territorio del Rif.

El Tratado de Fez (1912) convirtió a Marruecos en un Protectorado de Francia y España. Esto no significa que Marruecos fuera ocupación colonial, ya que Tratados internacionales daban que Marruecos es un Estado autónomo protegido por Francia y España y gobernado por un sultán. En realidad Marruecos fue una colonia de Francia y España desde 1930 hasta 1956. Una parte de la población marroquí no quería esa protección y levantaron guerras contra Francia (Marrakech) y contra España (El Rif) al mando de Abd el-Krim que proclamó la República del Rif en el norte del actual Marruecos entre 1921 y 1927 siendo derrotado por los franceses y españoles en el Desembarco de Alhucemas. Los sultanes de Marruecos en esa época fueron Muley Yúsuf (1912-1927) y Mohammed V (1927-1961).

Marruecos consiguió su independencia el 2 de marzo de 1956. Hassan II se proclamó rey de Marruecos en marzo de 1961, después de la muerte de Mohammed V. A la muerte de Hassan II (1999) le sucede en el trono su hijo mayor Mohammed VI que promete hacer muchos cambios democráticos. A partir de los años 70 se inició un proceso de arabización por lo que la cultura árabe es la predominante. El Islam llegó a Marruecos en el año 982. El rey es la máxima autoridad religiosa islámica.

Tradiciones y costumbres

La religión que practica la mayor parte de la población marroquí es el Islam sunita y el calendario musulmán guía la vida de los habitantes. Asimismo, los días de fiesta en Marruecos están marcados por este calendario. Cinco veces al día, se ora, por lo que la actividad se detiene unos cuantos minutos, entonces durante el mes del Ramadán, el país parece que está hibernando. El acceso a los lugares santos está prohibido para los que no practiquen la religión musulmana, excepto el mausoleo de Mohamed V en la ciudad de Rabat y el de Ismaíl de Marruecos en Mequinez. Ya sea que te encuentres en una zona turística o en una zona donde no hay mucha gente, siempre ten cuidado de no vestirte de manera provocativa, con prendas muy ceñidas al cuerpo, es mejor vestir con ropa ancha. Esto es, por respeto a la religión musulmana, pero también para protegerte de vivir experiencias desagradables (los marroquíes son muy conquistadores). En general, el pueblo marroquí es muy acogedor y servicial, si tienes algún problema, te ayudarán a resolverlo.

Gastronomía

Los marroquíes son personas muy afectuosas y acogedoras, no lo pensarán dos veces para invitarte a una comida familiar, sobre todo los viernes que cocinan cuscús. Antes de comer recuerda lavarte las manos, esto es visto como señal de respeto además de ser una medida higiénica. En Marruecos es muy común comer en un mismo plato con la mano derecha (la mano izquierda está reservada a la higiene personal). La cocina marroquí utiliza muchas especias, pero solo para darle color y sazón a los platillos, no para hacerlos picantes. Como entrante, encontrarás casi siempre la Machouia, que es una ensalada de tomate y pimiento morrón cocido o la Harira que es una sopa preparada con garbanzos o lentejas. El plato principal está compuesto por pollo u oveja, que son las carnes que más se consumen el país, acompañados de verduras en pinchos, tajines y cuscús. En las fiestas se acostumbra a comer la barbacoa de cordero. Si prefieres comer pescado, debes visitar las ciudades costeras de Casablanca, Esauira o Agadir, donde de seguro encontrarás pescados de buena calidad a bajo coste. El pan integral marroquí (roubz) también forma parte de la cocina cotidiana marroquí. En el sur de Marruecos se acostumbra beber la leche del camello y comerse su carne, sobre todo en la región de Benaka, donde esta es una especialidad de los autóctonos locales. La base de la alimentación marroquí también se integra de trigo, cebada tostada y maíz. Otro platillo tradicional es la pastilla marroquí (originaria de la región de Fez), un hojaldre relleno de pichón y de almendras, que no puedes dejar de probar si viajas al sur del país. Para el postre, podrás escoger entre una gran variedad de pastelitos con miel, almendras o pistachos.

Información Práctica

Superficie 274460 km²

Idioma: La lengua de la enseñanza, la administración y los medios de comunicación es el árabe clásico; la de todos los días el árabe dialectal y el berebere, que se habla principalmente en el Rif, el Atlas y el Souss. La mayoría de los marroquíes hablan francés, español e inglés.

Población: 32993000 hab.

Requisitos entrada a Marruecos: Hace falta un pasaporte en vigor para entrar en el país. Pero basta con el DNI si has hecho tu reserva en una agencia de viajes por un mínimo de tres noches. La ley prohíbe importar o exportar dirhams.

Religión: El Islam sunita es la religión oficial. Los cristianos y judíos son minoritarios.

Moneda: La unidad monetaria marroquí es el dirham (MAD), que se divide en 100 céntimos. Solamente se pueden conseguir en Marruecos. El cambio de divisas se efectúa en los bancos y establecimientos autorizados, que se anuncian con una placa dorada. Una vez realizada la operación le entregarán un recibo, que deberá conservar hasta el final de la estancia si desea volver a convertir los dirhams que le queden en la moneda de sus país, porque entonces se lo pedirán. Los cajeros automáticos de las grandes ciudades aceptan todas las tarjetas de crédito internacionales. Asimismo, puede acudir al banco con una tarjeta de crédito o un talonario de cheques. Los bancos abren de lunes a viernes; en invierno, de 08:15 a 11:30 y de 14:15 a 16:00 h y, en verano, de 08:00 a 11:30 y de 15:00 a 17:00 h. Durante el ramadán, de 09:30 a 14:00 h. Se aceptan tarjetas de crédito en los grandes hoteles, los restaurantes, las tiendas e incluso en determinados comercios de los zocos.

Salud: No hay vacunas obligatorias. Evita beber agua del grifo y la de los vendedores ambulantes. Es mejor tomar agua mineral: las de Sidi Harazem, Imouzzer, Sidi Ali y Oulmès se venden embotelladas. Infórmate antes de bañarte en un oued (curso de agua temporal). Si tienes el estómago delicado, no olvides llevar algún medicamento. Asimismo, toma precauciones contra las picaduras de insectos y el sol. No se exige certificado de vacunación alguno.

Electricidad: 220 V en los nuevos edificios, 110 V en los antiguos, a veces ambos. Los enchufes son los mismos que en España. Llévate un adaptador.

Afluencia turistica Aduana y Documentación. Si su estancia no supera los 90 días, sólo necesita pasaporte para viajar a Argentina.

Equipo del viajero. Según la época del año lleve ropa de abrigo, primaver o verano, siempre cómoda.

Diferencia Horaria. 1 hora menosque en España.

Clima. En invierno frio en el interior y humedo en el resto del pais. En privamera ya puede ahcer calor en el desierto y bueno en el resto del pais. En verano la costa e interior montañoso es agraable y muy caluroso el resto del pais.

Convertidor de divisas

Que visitar

Marruecos podría dividirse en tres grandes regiones: Norte, Centro y Sur. Tanto el sur, como el norte y buena parte del oeste del país todavía conservan su condición de destino turístico de masas.

Entre los principales destinos turísticos del Reino Alauí destacan Agadir, famosa por albergar los que según dicen son los arenales más bellos de Marruecos, Marrakech, por su perfecta mezcla de tradición y modernidad, salpicada por su alegre vida nocturna y Essaouira, el principal spot para la práctica de deportes acuáticos como el surf o la vela.

El norte de Marruecos se resiste a la saturación hotelera, permitiendo a los viajeros descubrir la verdadera esencia marroquí. Sus vivaces zocos y antiguas medinas os permitirán profundizar en ella. La tranquila ciudad de Tetuán, la espiritual Ciudad Imperial de Fez o la urbe portuaria de Tánger, a diferencia de Chef Chauen, no aparecen con frecuencia en los recorridos turísticos propuestos por los turoperadores. No obstante, merece claramente la pena visitarlas por su cuenta. Entre el Océano Atlántico y el mar Mediterráneo, el norte de Marruecos cuenta un buen puñado de apetecibles playas escondidas como las de Saïdia, una pequeña pero encantadora ciudad costera. En la costa mediterránea, la temperatura del agua permanece templada seis meses al año.

El centro de Marruecos presenta un colorido contraste entre modernidad, siendo la zona que mayor afluencia turística genera de todo el país, por lo que si no te gustan las aglomeraciones, te recomendamos que no viajes allí. Si quieres descubrir la verdadera riqueza cultural del Reino Alauí, contratar un guía es la mejor opción. No te dejes engañar por los numerosos guías y taxis falsos que esperan a los turistas a la salida del aeropuerto con el pretexto de llevar tus maletas. Es mejor que preguntes una vez llegado a tu destino por un guía oficial aprobado por el Ministerio de Turismo de Marruecos.

Para apreciar el amplio patrimonio artístico, cultural, arquitectónico y gastronómico de Marruecos, deberás viajar a las antiguas Capitales Imperiales de Fez, Marrakech, Rabat o Mequínez. En éstas ciudades encontrarás una gran variedad de casbas, mezquitas, medinas y palacios, que atestiguan el majestuoso esplendor de las dinastías árabes y bereberes que gobernaron el país. Site gusta la artesanía, los zocos de Marrakech y Fez, así como las callejuelas de Mequínez son una excelente opción para los viajeros más curiosos. El Gran Sur marroquí es el lugar ideal para disfrutar de unas inolvidables vacaciones en toda tranquilidad, lejos del estrés de las grandes ciudades. En este lugar el viajero encontrara un ambiente completamente calmo, acariciado por el arrullo del viento del desierto y el Océano. Este es el lugar ideal para los amantes de la naturaleza que quieran evitar los típicos complejos turísticos. Los pequeños puertos pesqueros situados en la costa del Océano Atlántico, son dignos de visitar.

Si eres un adicto a las emociones fuertes y quieres hacer una pequeña incursión por el desierto del Sáhara en todo terreno (4x4) te recomendamos previamente contactar a un guía local. El desierto es enorme y sobre todo muy traicionero, por lo que resulta muy fácil perderse en él. Antes de iniciar esta aventura, sigue estos cuatro consejos: llena de gasolina tu coche antes de salir, lleva ropa para protegerte del calor, lleva una botella repleta de agua y asegúrate de que tu pasaporte sea válido ya que pasarás por muchos controles de identidad.

De igual manera, a la hora de acceder a las Mezquitas y demás lugares sagrados, has de saber que los no musulmanes tienen vetada la entrada. A la hora de fotografiar personas y ciertos edificios oficiales, convienen pedir previamente su autorización. Durante el mes sagrado del Ramadán, evita comer, beber agua y fumar en público para respetar el ayuno de los fieles musulmanes. Por último, si sois invitados en casa de un marroquí, no olvidéis lavaros las manos antes de comer en señal de respeto. Si no hay tenedores, utiliza tu mano derecha para servirte, ya que la izquierda es considerada impura. Si alguien te invita a tomar un típico té a la menta, no rechaces la invitación, ya que podría ser considerado como una ofensa hacía su ferviente hospitalidad.