logo nyala tours
info@nyalatours.com
Kenia

Situación Geográfica

Kenia está situada en la parte oriental del continente africano, muy próxima al denominado Cuerno de África. Sus 582.646 kilómetros cuadrados se extienden a ambos lados de la línea ecuatorial. Limita al norte con Etiopía y Sudán, al este con Somalia y el océano Índico, al oeste con Uganda y el Lago Victoria y al sur con Tanzania.

Kenia está dividida geográficamente en cuatro zonas, proporcionando al conjunto una enorme variedad de habitats y paisajes. La Meseta Central (valle del Rift) atraviesa el territorio nacional de norte a sur, desde el lago Turkana hasta el lago Magadí y en ella es posible encontrar restos de conos volcánicos extintos y lagos salinos. Por su parte, la Meseta Occidental recorre el área en el que se hallan el lago asi como la zonas de sabana en la que se encuentran los parques nacionales más importantes de Kenia como el Masai Mara y Amboseli. El denominado Cinturón Litoral, que comprende cerca de 500 kilómetros de costas bañadas por el océano Índico, guarda en su corazón la ciudad de Mombasa y las tierras más fértiles del país. Sin embargo, los territorios del norte y este de Kenia son semidesérticos y están prácticamente deshabitados. Los ríos son de régimen irregular, a excepción del Tana.

História

Kenia ha sido conocida hasta hace poco por los antropólogos como la Cuna de la Humanidad ya que es en este país donde se habían encontrado los restos de nuestros primitivos antepasados, concretamente, los homínidos de entre dos y cinco millones de años de antigüedad. Se estima que hace 2.000 años se iniciaron una serie de migraciones de pueblos nómadas procedentes del sur de Etiopía. Esta afluencia de gentes tan diversas provocó que Kenia albergara a pobladores originales de prácticamente la totalidad de los países de Africa.

Presencia Europea. En el siglo VII comenzaron a llegar a las costas de Kenia comerciantes árabes y persas que terminaron fundando prósperos puertos comerciales. Esta fuerte influencia se prolongó hasta el siglo XVI, cuando los primeros portugueses hicieron acto de presencia, poco después de que Vasco de Gama doblara el Cabo de Buena Esperanza en 1498. En 1505 Francisco de Almeida tomó Mombasa y en 1515 Nuño de Cunha derrotó definitivamente a los árabes, haciéndose con el control de la ciudad. Durante los siguientes dos siglos, los lusos dominaron las rutas comerciales del este de África, pero tras numerosas revueltas, serían derrotados por los musulmanes, retirándose definitivamente en 1698.

A partir de 1880 se inicia la expansión europea por África, sobre todo por parte británica y alemana. Estos primeros hicieron de Kenia una de sus colonias, a pesar de la fuerte oposición de las tribus locales, que serían sofocados definitivamente a finales del XIX y principios del XX. De este modo, forzaron a estas tribus a abandonar sus tierras y vivir en reservas al sur del país. Desde ese momento los ingleses consumaron la ocupación con la construcción de grandes granjas y una línea ferroviaria que recorría todo el país. También fundaron la capital Nairobi.

Independencia. Alemanes y británicos trasladaron a África la Primera Guerra Mundial, combatiendo en este continente y sirviéndose de la pericia de los nativos para la guerra. Cuando finalizó, Tanganika, el África Oriental Alemana, pasó a manos británicas. Después de este conflicto bélico, comienzan a florecer los movimientos independentistas. Los kikuyus comenzaron a organizarse e iniciaron las protestas con Harry Thuku como líder, que tras ser encarcelado y posteriormente liberado por los británicos, fue sustituido por Jomo Kenyatta, que fue el primer presidente de Kenia.

Después de la Segunda Guerra Mundial se agudizaron los enfrentamientos entre los colonos y la población local. Nace un partido político con la tribu kikuyu como máximos promotores. Los más radicales, agrupados bajo el nombre de Mau-Mau, comenzaron a atentar contra las granjas y plantaciones. Esta revuelta fue sofocada duramente por el ejército británico en 1959 pero la situación creó la sensación de que Kenia no podía ser gobernada por los blancos y muchos colonos abandonaron el país. La solución sería una Kenia multiétnica y la contraseña Uhuru, independencia en lengua swahili.

Primeras elecciones democráticas. En la Conferencia de Lancaster, celebrada en 1960 en Londres, la administración colonial planteó la convocatoria de elecciones democráticas. En 1963 se celebraron las primeras elecciones libres del país con dos partidos importantes, el KANU, Unión Nacional Africana de Kenia, partidario de un gobierno unitario y el KANU, que prefería el federalismo. El KANU ganó las elecciones, lo que supuso la independencia de Kenia dentro del ámbito de la Commonwealth y la conversión del país en una República en 1964 con Jomo Kenyatta como presidente. Con este paso se logró que la convivencia entre nativos y europeos fuera al fin pacífica y muchos blancos continuaron residiendo en el país ocupando sobre todo, puestos administrativos.

El gobierno keniata tuvo que afrontar una economía débil con la reforma agraria como principal asignatura pendiente. Se parcelaron las grandes propiedades consiguiendo que las pequeñas parcelas comenzaran a producir ganancias pero el gran reto, la industrialización, aun seguía pendiente. El gobierno, encabezado por kikuyus, comenzó a ser criticado, especialmente por sus rivales, los luos que pedían una participación más amplia. En este punto, surgieron las denuncias de corrupción y los asesinatos de líderes populares como Tom Mbaya en 1969 o Kariuki en 1975, pero Kenyatta se aferró al poder llegando a convertirse en un verdadero dictador.

A su muerte en 1978 se inicia la Harambee (tirar juntos). Los luos consiguieron participación en el gobierno pero las pequeñas tribus no se sentían representadas aunque el nuevo presidente, Daniel Arap Moi, pertenecía a una de ellas, los kalejin. El nuevo gobierno inicia una lucha contra la corrupción y una mejora de las relaciones internacionales. En 1983 Daniel Arap Moi es reelegido, invitando a los electores a designar para el Parlamento a personas de probada integridad. En 1987 reforma la Constitución y en 1991, aún en el cargo, abolió la disposición que consagraba el sistema de partido único.

En el año 1997 surgieron nuevos problemas étnicos en agosto, pero fueron solucionados y en diciembre se celebraron elecciones. Daniel Arap Moi fue reelegido. Fue en agosto de 1998 cuando unos terroristas bombardearon la Embajada Americana en Nairobi matando 250 personas e hiriendo más de 5000.

Kenia en nuestros dias. En las elecciones que se celebraron en el 2002 Arap Moi no podía presentarse de nuevo, ya que la constitución limitaba el número de mandatos de una misma persona. Por ello apoyó a Uhuru Kenyatta, hijo Jomo Kenyatta. En esta ocasión el partido que ganó las elecciones fue el Nacional Rainbow Coalition (agrupación de algunos partidos que anteriormente permanecían en la oposición), con Mwai Kibaki como líder. Desde que Kibaki se proclamó tercer presidente de Kenia, los escándalos de corrupción y violentos enfrentamientos a causa del proyecto de nueva constitución que otorgaba más poder al presidente (rechazado en referéndum el 21 de noviembre de 2005) han predominado en el país. Curiosamente la elección de Obama como presidente de los EEUU, ya que su padre era keniato, dio al pais una sensación de optimismo y orgullo que ha ayudado a cerrar las cicatrices de los disturbios de las últimas elecciones. En 2010 una nueva constitución fue aprobada en referendum otorgando la via libre para los cambios necesarios para mejorar la sociedad keniata, lo cual ha dado un todavía mayor optimismo al pais. En estos momentos Kenia se presenta como un pais estable y con posibilidades de desarrollo.

Cultura

Las primeras muestras de creación artística halladas en Kenia fueron unas pinturas rupestres de la isla de Buvo y del lago Victoria que se remontan a 5.000 años a.C. Pero hay que decir que África Oriental es una tierra con pocas obras artísticas, aunque sí está muy desarrollado el arte popular, especialmente en la realización de objetos de uso cotidiano.

Así pues, en su visita observará peines, calabazas, pipas de barro y cestos bellamente decorados. Además, en todo el país se le da gran importancia a la decoración del cuerpo o el 'maquillaje', adornandose el cuerpo de maneras muy llamativas. Tambien encontrará una rica variedad de instrumentos desde los tradicionales tambores a los instrumentos de cuerda elaborados artesanalmente. Las máscaras y los bustos de madera también son muy apreciadas, así como las tallas de animales.

En la zona de la costa es muy importante la influencia árabe, que dio paso a la cultura afro-árabe swahili, de la que encontrará las más bellas muestras en la isla de Lamu, fundamentalmente en puertas y pequeños muebles hermosamente labrados, al margen de algunas mezquitas. En el museo de esta isla también podrá hallar interesantes colecciones de etnología y muestras arqueológicas procedentes de la cercana isla de Manda.

Tradiciones y costumbres

La religión de mayoría de los keniatas es cristiana y musulman. También existe un buen número de hindúes y, por supuesto, los que profesan religiones tribales. A pesar de la fuerte occidentalización de Kenia, la tribu nativa es el principal punto de referencia de cualquier ciudadano y la diferencia principal entre las diversas tribus estriba en la lengua y sus distintos orígenes.

Entre los pueblos de habla neolítica están los masai, tribu más significativa de Kenia. Originaria de la zona del Nilo, este pueblo guerrero y orgulloso ha decidido mantenerse ajena al modo de vida occidental y aún en la actualidad, vive del pastoreo con sus rebaños de vacas. Los masai apenas comen carne, aunque para ingerir sus vitaminas toman la sangre de sus reses, que sacan del animal perforando mínimamente una vena (para no producir su muerte). Luego, la mezclan con la leche que ordeñan y baten ambos ingredientes en calabazas. Esta tribu, respetada por todos, no cultiva la tierra. Aman la libertad por encima de todo. Cuenta la leyenda que si se mete a un masai en la cárcel, se muere de pena y dolor porque no concibe que vaya a salir dentro de ella en un periodo de tiempo.

Los luo, también de habla nilótica, cuando llegaron a Kenia se establecieron en la parte occidental, junto al lago Victoria. Han sabido adaptar la pesca y la agricultura a sus costumbres. Respetan profundamente sus creencias ancestrales y tienen una estructura tribal muy compleja. Los kalefin, también procedentes del Nilo, se establecieron en las llanuras occidentales de Kenia hace unos 2.000 años. Los turkana viven en los territorios semidesérticos del noroeste del país y apenas están influenciados por Occidente. Dentro de los pueblos de habla bantú se hallan los kikuyus. Llegaron a este país desde el noreste de África. Son fundamentalmente agricultores y es la tribu mas importante del pais. Los Meru, estrechamente emparentados con los kikuyus, se incorporaron al ritmo de vida moderno hacia los años 70. Los Akamba, procedentes del sur de África, son ganaderos y excelentes comerciantes.

Gastronomía

La gastronomía de Kenia tiene como especialidad la carne en las zonas del interior y el pescado en las zonas costeras. La oferta estrictamente africana se ha desarrollado a través de la cocina swahili, abundante en especias y en la que se han combinado platos árabes y asiáticos adaptando los ingredientes a las materias primas del país. La cocina keniata también tiene influencias hindúes y europeas.

La carne se suele servir guisada o asada al grill y puede ser de cabra, cerdo, ternera o buey. También se encuentra pollo y en lugares autorizados, piezas de caza menor. Son típicos los kebab de cabrito, salchichas de carne de ternera, el irio, picadillo de judías, patatas y otras verduras, githeri, judías, patatas y verduras sin picar, el matoke, puré de plátano al vapor y el ugali, que consiste en una pelota de maíz cocido aromatizada con leche, mantequilla o queso, acompañado de trozos de carne y verdura. El ugali se toma muy caliente y se come con las manos. Las salsas suelen ser consistentes y ligeramente picantes.

También se come mucho el samosa, empanadillas rellenas de verdura o carne especiada con unas gotas de lima, el chapati, torta de harina de maíz parecida a las tortitas europeas y el mandazi, bollo semidulce; todos ellos de origen hindú.

Información Práctica

Aduana y Documentación. Los ciudadanos españoles necesitan, para entrar en Kenia: pasaporte en vigor con validez mínima de seis meses, billetes de avión de ida y vuelta y visado. El visado es válido por tres meses desde la entrada en el país y se puede obtener en la embajada de Kenia en Madrid o directamente a la llegada en el aeropuerto internacional Jomo Kenyatta de Nairobi. Tambien puede consultar en esta web Web de información de visados, Kenia.

http://www.kenyaembassyspain.es/

Equipo del viajero. Lleve ropa cómoda, fresca y ligera, aunque no debe olvidar un par de jerseys ligeros para las noches. Le recomendamos también que no olvide un sombrero, gafas de sol, crema de protección solar, mosquitera y un chubasquero si viaja en época de lluvia. El calzado debe ser fuerte y cómodo. Recuerde llevar el pasaporte, visa, carné de conducir internacional y un botiquín. Tenga en cuenta que es conveniente llevar el material fotográfico desde el país de origen, ya que en esta zona los precios son elevados. En cuanto a las propinas, debe contar con que aunque en los hoteles y restaurantes están incluidas en las facturas, si se está satisfecho con el servicio recibido se suele dejar algo más. Para los viajes organizados es habitual entregar al chofer una propina en dólares. También es normal dar cantidades generosas a los guías y conductores de los safaris ya que sus salarios son muy bajos.

Idioma. En Kenia las lenguas oficiales son el swahili y el inglés. La población de la grandes ciudades hablan todos inglés y solo en algunas zonas rurales solo hablan swahili y la lengua local. Por supuesto Kenia es un pais turístico y están muy acostumbrados a tratar con extranjeros en el entorno turístico.

Diferencia Horaria. Dos horas más en invierno y una en verano respecto al horario en la península ibérica.

Clima. Hablamos siempre de un clima primaveral para nosotros. El clima de la capital es más templado que en el resto del país. En la costa el clima es humedo y caluroso. Las temperaturas mínimas oscilan entre los 10 y los 14º C y las máximas, entre 22 y 28º C. Las precipitaciones varían entre los 20 mm. de julio (el mes más seco) y los 200 mm. de abril (el más lluvioso). Existen dos estaciones lluviosas: de marzo a principios de Mayo (lluvias largas) y de octubre a finales de noviembre (lluvias cortas).

Moneda y Tarjetas de Crédito. La moneda de Kenia es el chelín keniata (KES), que se divide en 100 céntimos. Hay billetes de 20, 50, 100, 200, 500 y 1.000 KES, y monedas nuevas de 1, 5, 10, 20 y 40 KES. Es más fácil cambiar el dinero en efectivo en los bancos y las agencias de cambio. En muchos restaurantes, hoteles y principales supermercados se aceptan las principales tarjetas de crédito.

Convertidor de divisas

Direcciones útiles

Asistencia médica. El Ministerio de Asuntos Exteriores considera que en Nairobi, la sanidad es relativamente buena. La ciudad dispone de diversos servicios médicos acostumbrados a tratar con extranjeros. Para cualquier urgencia, el turista puede acudir a los dos hospitales más importantes: el Nairobi Hospital (junto a Argwings Khodek Road, tel.: 722 160) y el Aga Khan Hospital (Third Parklands Avenue, tel.: 740 000). Centro Internacional de vacunación Seguridad. A pesar de la fama de inseguridad que acompaña a Nairobi, la mayoría de los incidentes, robos o actos de violencia tienen lugar en los barrios más pobres, alejados de las principales zonas turísticas. El centro, que limita con Kenyatta Avenue, Moi Avenue, Haile Selassie Avenue y Uhuru Hwy, no es tan conflictivo y durante la noche permanece controlado por los llamados askaris (guardias de seguridad). Al anochecer, es más recomendable coger un taxi y evitar así el riesgo de un posible robo. Como norma sea prudente y no lleve objetos que llamen la atención de los ‘cacos’.

Regateo. En Nairobi, y en todo el país, el regateo es una actividad habitual, ya sea para coger un taxi o para comprar un recuerdo típico. En las tiendas de souvenirs, merece la pena tener un poco de paciencia y buscar la mejor oferta. No hay que aceptar el primer precio que le reclame el vendedor, pero tampoco debe pedir una cantidad demasiado baja. Eso sí, cuando se llega al precio que desea pagar, manténgase firme en su decisión.

Horario comercial. Los grandes supermercados suelen abrir de 8:30 a 20:30 h. de lunes a sábado y de 10:00 a 20:00 h. los domingos. Por su parte, los cibercafés cuentan con un horario más amplio. Los bancos permanecen abiertos de 9:00 a 17:00 h. de lunes a sábado y las oficinas de cambio, de 9:00 a 18:00 de lunes a viernes y de 9:00 a 13:00 h. los sábados.

En cuanto a los restaurantes, su horario depende del tipo de establecimiento. Los restaurantes típicos más caros acostumbran a abrir de 11:00 a 22:00 h. todos los días. El turista puede conocer alguno de los clubes nocturnos de la ciudad a partir de las 21:00 h. y hasta las 6:00 h.

Direcciones útiles

Embajada de Kenia en España

Calle Jorge Juan 9, 3ª planta

28001 Madrid (España)

Tel.: 917 812 000

Embajada de España en Kenia

International House, 3rd floor, Mama Ngina Street. GPO Box 45503

00100 Nairobi (Kenia)

Tel.: (+254) 020 226 568

Fax: (+254) 020 246 009

Móvil emergencia consular: (+254) 733 631 144

Compras. En Kenia se pueden adquirir una gran variedad de objetos de recuerdo. Entre los artículos típicos más interesantes se encuentran las tallas de madera, piezas que se modelan en diferentes clases de madera y que representan las más variadas figuras, aunque las más frecuentes son las de animales y las de tipologías tribales. Hay que destacar el arte del makonde, por el que se trabajan figuras en la negra y dura madera del ébano. Conviene advertir a los que compren este tipo de figuras que hay una gran cantidad de falsificaciones. Para comprobar la autenticidad de la pieza, basta con raspar un poco en la base del artículo para comprobar si el interior es negro y por tanto, auténtico ébano.

Las figuras de barro suelen representar bustos de guerreros, aunque también se encuentran obras de estilo moderno, mientras que las tallas de esteatita, autóctonas del oeste de Kenia, resultan muy vistosas por las vetas del mineral que recorren las figuras. Los cestos de pita, bellamente decorados, son muy codiciados por los turistas, al igual que las pinturas sobre telas llamadas batiks, las calabazas endurecidas y secadas que utilizan los masais para almacenar sus alimentos y objetos tribales tales como pequeños muebles, lanzas, machetes, etc. Además se pueden adquirir diferentes clases de adornos (pulseras, collares, anillos y brazaletes) confeccionados de forma artesanal, así como té y café local.

Los Parques Nacionales

Parque Nacional de los Aberdares. Situado en el centro del país, tiene una extensión de 766 kilómetros cuadrados. Cubierto de frondosa vegetación y espectaculares cascadas, es uno de los parques nacionales más grandes de Kenia.

El paisaje del parque está dominado por la cumbre de la montaña Lesatima, que se eleva a 3.999 metros sobre el nivel del mar. La flora que tapiza este bello espacio natural está representada por bosques de bambú y ericáceas y pantanos plagados de brezales. Este parque es el hábitat de una rica y variada fauna, aunque es difícil de ver. Las especies animales más frecuentes en la zona son: búfalo, leopardo, hiena, macho cabrío, jabalí gigante, elefante, mandril, impala, rinoceronte negro, hienas y varias especies de aves. La localidad más cercana al parque es Nyeri.

Parque Nacional del Lago Nakuru. Se creó en el año 1961 y es mundialmente conocido por albergar a miles de flamencos que conviven con pelícanos, marabúes, halcones secretarios y otras aves. Otra de las riquezas del parque es el bosque de euforbios que rodea el lago y que está considerado el más grande del país.

La mejor manera de recorrer el parque es en coche, ya que ocupa una extensión aproximada de 200 kilómetros cuadrados, cubiertos de sabanas, pantanos y bosques de euforbiáceas. Aquí se pueden admirar hermosos ejemplares de acacias, un árbol perteneciente a la familia de las mimosas y que es considerada un símbolo de inmortalidad por los africanos.

En estos lugares habitan búfalos, leopardos, rinocerontes, cabras de agua, jirafas e hipopótamos negros. Una de las mejores panorámicas del lago se obtiene desde el volcán Menengai, que se alza a 2.278 metros de altitud, aunque no podrá visitar su cráter, pues está cubierto de matorrales y es inaccesible. Veinte kilómetros al norte del volcán se puede visitar una granja de serpientes. Otro de los espacios naturales que merece la pena visitar y se encuentra al oeste del Lago Nakuru es el Valle del Gran Rift.

Reserva Nacional de Masai Mara. Con una extensión de 1.792 kilómetros cuadrados de los cuales aproximadamente unos quinientos están protegidos bajo la figura de Parque Nacional, fue creada en el año 1961 y está formada principalmente por sabanas arbustivas, enmarcadas por suaves colinas surcadas por cursos de agua que desembocan en el Lago Victoria-Nyanza.

El río principal que atraviesa este bello paraje natural es el Mara, en cuyas orillas descansan ñus, cebras y gacelas en la primavera. La Reserva se localiza al oeste de Nairobi, desde donde se puede tomar un avión o partir en coche hasta el espacio protegido.

En realidad este parque es una prolongación de las llanuras del Serengeti en Tanzania y únicamente cambia su nombre por las fronteras políticas. Todavía hoy en día es considerada como Reserva y no Parque Nacional porque en sus límites se localizan numerosos poblados de la tribu Masai.

En los meses de julio y octubre el parque recibe una gran migración de herbívoros, principalmente de ñus. La belleza paisajísitica que ofrece Masai Mara es uno de sus mayores atractivos, aunque también hay que mencionar la rica y variada fauna que se puede contemplar en su hábitat natural. En este hermoso paraje se pueden ver búfalos, impalas, alcelafos, cebras, gacelas, topis y la población de depredadores más grande de toda Kenia compuesta por, leones, guepardos, hienas, chacales, perros salvajes y leopardos. También se encuentran en esta zona rinocerontes, elefantes, hipopótamos, jirafas, cocodrilos y un gran número de anfibios, reptiles y aves.

El mejor observatorio de la fauna de la Reserva se localiza junto al río, en Mara Triangle. También merece la pena ver el pantano de Musiara, donde leones y guepardos se concentran en busca de sus presas.

Parque Nacional de Meru. Se extiende sobre una superficie aproximada de 870 kilómetros cuadrados al noroeste del monte Kenya. Fue creado en el año 1950 y está constituido por ecosistemas de sabanas arbustivas y zonas cubiertas de bosques de palmeras dum y ribereñas.

El centro de información y recepción de visitantes del Parque se encuentra diez kilómetros de distancia al sureste del Albergue Meru Mulika. El Parque Nacional alberga una rica fauna en la que destaca la presencia de guepardos, leopardos, jirafas, gacelas, rinocerontes, búfalos, cebras de Burchell, hipopótamos, elefantes y cebras de Grèvy.

Parque Nacional del Monte Kenia. Es el espacio natural donde se encuentran los dos montes más altos del país, el Batian con 5.199 metros de altura y el Monte Kenia con 3.048 metros, lugar sagrado para los kikuyus. Se pueden contemplar elefantes, rinocerontes, búfalos, duiqeros, jabalí gigante de la selva, hienas manchadas, leopardos, sunis, bongos, monos colobos, leones, alces africanos, topos gigantes y 150 especies de aves entre las que destacan el águila coronada, el búho real de Mackinder, ibis verdes, pájaros del sol malaquita y zorzales.

Parque Nacional de Nairobi. Fue creado en el año 1946 para proteger una llanura, conocida como el corredor de kitengela, por la que pasaban los animales durante la época de las migraciones.

Dicho Parque se encuentra entre la ciudad de Nairobi (de la que dista 13 kilómetros) y el río Hathi y ocupa una extensión de 114 kilómetros cuadrados, aunque su territorio está cada día más condicionado al crecimiento de la capital keniata. El parque es un verdadero paraíso de la fauna, en el que los animales se desplazan a su antojo, ya que al no estar vallado tienen plena libertad de entrar y salir por el corredor de Kitengela.

Ésta libertad de movimiento permite, así mismo, contemplar a las diferentes especies animales en su hábitat natural, según la estación del año en la que se visite. Normalmente se pueden ver leones, rinocerontes, leopardos, búfalos, cebras de Burchell, cerdo verrugoso, antílope coke, dik-dik de Kirk, antílope elen, serval, macaco verde, babuinos, etc. Junto a la entrada principal del parque se puede visitar un pequeño zoológico con animales huérfanos y enfermos. La oficina Central se encuentra junto a la carretera de Langata, al lado de la puerta principal.

Reserva Nacional de Samburu. Ocupa una extensión de 225 kilómetros cuadrados, en la que puede contemplar terrenos de matorral seco, praderas y bosques, donde los elefantes y búfalos conviven con los rinocerontes, gacelas, jirafas, leones, guepardos y buitres.

Los miembros de la tribu nilótico de Samburu siguen llevando trajes tradicionales. Los hombres visten con tejidos rojos y las mujeres realizan diseños originales en sus trajes y collares de cuentas.

Reserva Nacional de Shaba. Es una zona protegida que limita con las Reservas de Samburu y Buffalo Springs. Ocupa 239 kilómetros cuadrados en los que se distribuyen bosques, praderas y parajes de matorral seco. Esta reserva es el hábitat de una rica y variada fauna en la que hay que destacar la presencia de jirafas, leones, buitres pavo, gacelas y rinocerontes.

Parque Nacional de Amboseli. Es uno de los más antiguos de África y se extiende sobre una superfície de 3.200 kilómetros cuadrados, a 1.300 metros de altitud. Desde este bello espacio natural se puede contemplar la cara norte del Klimanjaro, la cumbre más majestuosa del continente africano.

El Klimanjaro se alza entre Kenia y Tanzania a 5.895 metros de altitud. En el interior del Parque se han instalado varios agradables alojamientos y un camping gestionado por los masai. En las sabanas, pantanos, llanuras y praderas que configuran el paisaje de Amboseli habita una diversa y abundante fauna: cebra de Burchell, gacela de Grant, gacela de Thomson, beira, kudú, chacal mantilla, impala, chacal dorado, perro cuchara, rinoceronte, hipopótamo negro, elefante, ñus y antílopes.

En las sabanas crecen las acacias y los matorrales espinosos y los pantanos son el hábitat de una rica avifauna. Aquí los amantes de las aves disfrutarán enormemente, pues se pueden llegar a ver más de 450 especies diferentes de aves, sobre todo en los pantanos de Longolong, Conca, Enkongo, Narok y en los bosques de acacias que se extienden hasta las laderas del monte Klimanjaro. La entrada oficial del Parque se localiza al lado del Lago Amboseli, una superficie salobre que tiene poco parecido con una laguna natural. En esta zona es muy común la aparición de espejismos y trombas de arena durante la estación más seca del año. A este parque natural se puede acceder desde Nairobi por carretera o bien en avión. La mejor época para visitar el parque es de mayo a octubre, época en la que hay mayor concentración de animales.

Reserva Nacional de Las Colinas de Shimba. Se extiende aproximadamente unos 100 kilómetros cuadrados al suroeste de Mombasa. La Reserva está constituida por montes de sabana y terrenos costeros cubiertos de frondosos bosques. Es el hábitat principal del antílope negro, el búfalo, el elefante y el león. También alberga una rica avifauna, entre la que destaca el pájaro trompeta, el turaco pescador y el buitre nuez de palmera. La localidad más cercana al parque es Kwale.

Parque Nacional de Gedi. A 16 kilómetros de Malindi se encuentra un antiguo poblado swahili, el Parque Nacional de Gedi. Rodeado de selva, que lo ocultó durante mucho tiempo, este asentamiento que pudo tener 3.000 habitantes en su época, tiene un influjo siniestro. Se conservan 14 casas de un piso con asombrosos cuartos de baño, siete mezquitas con lugares separados para hombres y mujeres, un palacio y un pequeño museo. La visita suele estar amenizada por bailes tribales acompañados de tambores.

Parque Nacional De Tsavo y Parque Nacional de Chyulu Hills. Es uno de los mayores parques africanos. Ocupa una extensión de 20.808 kilómetros cuadrados y se localiza al sureste del país.

Comprende las zonas protegidas de las South Kitui, de las Colinas de Chyulu y del Tsavo Oeste. Lo más destacado de estos espacios protegidos son sus peculiares paisajes, caracterizados por la presencia de tierras rojas e impenetrables bosques de matorrales.

Los parques y parajes naturales de esta maravilla natural albergan una interesante fauna que hasta hace poco ha sido muy castigada por los cazadores furtivos.

El Parque Nacional de Tsavo Este es una llanura árida y ocupa una extensión de 9.065 kilómetros cuadrados, mientras que el de Tsavo Oeste es más fértil y se extiende sobre una superfície de 11.973 kilómetros cuadrados. Dichos parques están divididos por una carretera que conecta Mombasa y Nairobi. Ambos están habitados por elefantes, antílopes y búfalos, principalmente.

En los manantiales de Mzima Springs, situados en el Parque de Tsavo Oeste, Es un observatorio subacuático en el que se ha instalado una piscina con paredes de vidrio desde la cual se pueden contemplar a los hipopótamos del Parque nadar. En las aguas de los manantiales también vive una importante colonia de cocodrilos y al igual que con los hipopótamos, se les puede contemplar mientras nadan. El Parque Tsavo Oeste está plagado de bosques de baobabs, sabanas y acacias. Algunas de las maravillas de la naturaleza que merece la pena contemplar en esta zona son las rocas de Mundanda, en el río Mbololo y las cascadas de Lugard Falls, en el río Galana.

Un dato anecdótico sobre este Parque tiene como protagonista al aventurero Denys Finch-Hatton quien se estrelló con su avioneta en este territorio una mañana de mayo en el año 1931. Cerca del lugar de accidente se erige un campamento con el nombre del enigmático organizador de safaris que también pasó a los anales de la historia por ser el amante de la célebre escritora Karen Blixen y un magnífico cazador.