logo nyala tours
info@nyalatours.com
Canadá

Situación Geográfica

En cuanto a extensión, Canadá es el segundo país más grande del mundo. Para hacerse una idea de sus dimensiones, hay que decir que de norte a sur se pueden recorrer 4.600 kilómetros; y de este a oeste algunos más, 5.500 kilómetros. El país tiene una superficie de alrededor de 10 millones de kilómetros cuadrados. Limita al norte con el océano Ártico, al este con el Atlántico, al oeste con el Pacífico y al sur con Estados Unidos a lo largo de una franja de aproximadamente 6.000 kilómetros.

En Canadá se pueden apreciar grandes diferencias climáticas debido a su gran extensión y variada topografía. Al norte, la zona glaciar, situada al norte del paralelo 70, se encuentra permanentemente helada, mientras que en la costa oeste de British Columbia aparece una frondosa vegetación, gracias a las temperaturas más moderadas. La mayor parte del país tiene un clima septentrional bastante duro, por lo que solamente el 12% del territorio se dedica a la agricultura. En cambio en el sur se pueden apreciar las cuatro estaciones del año con temperaturas máximas en verano de 35 grados centígrados y, en invierno, mínimas de 25 grados bajo cero.

Canadá está dividida administrativamente en diez provincias: British Columbia, Alberta, Saskatchewan, Manitoba, Ontario, Quebec, New Brunswick, Nueva Escocia, Isla del Príncipe Eduardo y Terranova. Cuenta, además, con dos territorios: El Yukon y los Territorios del Noroeste. La capital del país es Ottawa (Provincia de Ontario). Las ciudades más importantes de Canadá en número de habitantes son: Toronto con cerca de 4 millones, Montreal con 3,12 millones, Vancouver con 1,6 millones y Ottawa-Hull y Edmonton con casi un millón de habitantes. Más de la mitad de su superficie corresponde al llamado Escudo Canadiense o Laurentino, una altiplanicie en forma de herradura cercana a la Bahía de Hudson y situada entre el océano Ártico y los Grandes Lagos y, desde el Gran Lago de los Esclavos hasta las costas de Labrador.

En cuanto a topografía se distinguen siete zonas fisiográficas: la Región de los Apalaches, al este, cuyo punto más elevado es el monte Jacques Cartier (1.268 m.); las Tierras Bajas del río San Lorenzo, en el sur de Quebec y Ontario; el Escudo Canadiense, que ocupa casi la mitad de Canadá; las Tierras Bajas de la Bahía de Hudson, con terrenos arcillosos; las Llanuras Interiores, que se extienden desde la frontera de Estados Unidos hasta el Océano Ártico; la Cordillera se extiende por la costa del Pacífico desde el sur hasta el norte y, por último, la Zona Ártica, que llega a alcanzar elevaciones superiores a los 3.000 metros.

Los ríos y lagos son numerosos. No hay que olvidar que casi el 25 % del total de agua de la tierra se encuentra en Canadá. Por el nordeste del país penetra la Bahía de Hudson, mientras que la cuenca que domina a las demás es la del río San Lorenzo, al este del país. En unión con los Grandes Lagos, proporciona una ruta fluvial y lacustre que penetra en el interior del continente por más de 3.700 kilómetros. Sus principales afluentes son el Saguenay, San Mauricio, St. John y Ottawa.

La mitad de los ríos canadienses vierten sus aguas en la Bahía de Hudson. El Nelson, con más de 2.750 kilómetros y sus afluentes que nacen en las Rocosas, y el Saskatchewan, tanto el del norte como del sur, sirven de desagüe a las Praderas y Llanuras Interiores. Más de 610.000 kilómetros cuadrados están ocupados por lagos, siendo algunos de ellos los más grandes del mundo como los Grandes Lagos (Superior, Hurón, Ontario y Erie). El Lago Michigan pertenece al territorio de Estados Unidos.

História

Canadá no es una única nación, sino la unión de varias naciones que conviven en armonía. La historia de este país es relativamente reciente. No hay que olvidar que en 1949 sus fronteras se fijaron definitivamente cuando Terranova pasó a formar parte del país.

Los primeros hombres, procedentes probablemente de Asia, llegaron al territorio norteamericano hace quizá 30.000 años, cruzando por el hoy Estrecho de Bering, franja de tierra que unía Siberia con Alaska. Desde aquí se fueron desplazando paulatinamente hacia el sur. Estos primitivos pueblos desarrollarían una cultura propia mucho antes de que llegaran los primeros europeos.

Primeros exploradores Es probable que los vikingos navegaran por el litoral canadiense allá por el año 1000 y se establecieran en una pequeña colonia al norte de Terranova, siendo el primer contacto de Canadá con los europeos.

Desde el siglo XV los pescadores británicos y normandos operaran en los grandes bancos de Terranova. En 1497 y 1498 John Cabot recorre la costa desde Terranova hasta Nueva Escocia en una expedición patrocinada por el rey Enrique VII de Inglaterra. Sin embargo, la exploración más importante la realiza Jacques Cartier, que recorre en 1534 el Golfo de San Lorenzo. Al año siguiente, remontando el río, llega hasta lo que hoy es Montreal.

Se calcula que en el siglo XV, momento en el que llegan los colonizadores del Viejo Mundo, antes de la expansión colonial, unos 300.000 hombres, entre indios y esquimales, ocupaban el territorio que en la actualidad corresponde a Canadá. Estos aborígenes vivían, básicamente de la caza, pesca y agricultura.

En el siglo XVI exploradores británicos y franceses recorren América del Norte. A principios del siglo XVII las compañías comenzaron a asentarse en Acadia (Nueva Escocia) y en la ciudad de Quebec. No se establecen poblados hasta que se aprecia la importancia del comercio de pieles, siendo los primeros los de Port Royal (Nueva Escocia) en 1605 y Quebec en 1608. Pronto tramperos y misioneros llegar a los Grandes Lagos y en 1682 La Salle arriba hasta la desembocadura del Mississipi.

Samuel de Champlain, explorador, escritor, cartógrafo y padre de la nueva Francia, dio un impulso definitivo a la historia de Canadá cuando, en 1608, funda un asentamiento en Quebec. Ya en el siglo XVII Francia reclama un Imperio que se extiende desde el Lago Superior hasta el Golfo de México. Los franceses se establecen a lo largo del río San Lorenzo y alrededor de los Grandes Lagos, mientras que los británicos lo hacen en la bahía de Hudson y en la costa atlántica.

Confederación En 1840 tras conflictos internos se decreta la unión de ambas regiones, y en 1848 tiene principio la existencia el Gobierno responsable. Continúan las exploraciones extendiéndose por los Grandes Lagos.

El problema de defensa con Estados Unidos, las dificultades políticas internas, comerciales y económicas, aceleraran proceso de Federación entre las colonias separadas. El 1 de julio de 1867 se lleva a efecto la Confederación a través del Acta de América del Norte Británica.

Gran Bretaña une en una sola nación cuatro de sus provincias en Norteamérica: el Alto Canadá (Ontario), el Bajo Canadá (Quebec), Nueva Escocia y New Brunswick, concediéndoles el título de Dominio de Canadá que implica un estatuto de país independiente y un gobierno propio. En los años siguientes pasan al Dominio canadiense la Bahía de Hudson y British Columbia. Les sigue, en 1873, la Isla Príncipe Eduardo, quedando de este modo unidas todas, excepto Terranova. Ya antes en 1870 Manitoba se había unido a la Confederación; Alberta y Saskatchewan no siguen su ejemplo hasta 1905.

Las Guerras Mundiales Las tropas canadienses entraron en acción en las batallas de Somme, Vimy, Passchendaele y Amiens, sufriendo notables bajas. El país fue firmante del Tratado de Versalles y se convirtió por derecho propio en miembro de la Sociedad de Naciones. La guerra provocó una tremenda expansión industrial, debilitada por la depresión subsiguiente.

En la Conferencia Imperial de 1926 se reconocieron los Estatutos de Canadá y otros dominios en la declaración que afirmaba que eran autónomos respecto al Imperio Inglés e iguales en derecho y no subordinados a ningún otro. En 1929 Canadá sufre los efectos de la Gran Depresión.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Marina y las Fuerzas Aéreas del país entraron en acción durante los primeros años; los canadienses compartieron el desastre de Hong Kong y formaron el grueso de las tropas del ataque a gran escala realizado sobre Dieppe en 1942. Más tarde participa en la invasión de Sicilia e Italia, así como en la campaña de Normandía y en la marcha hacia el Báltico, en 1944. El país hizo de campo de instrucción para muchas de las tropas de la Commonwealth Británica.

Al participar con decisión en el Tratado del Atlántico y en la Guerra de Corea se estrecharon los lazos de amistad con Estados Unidos. La Confederación definitiva se configura en 1949 al convertirse Terranova en la décima provincia de Canadá. En 1953 se llega a un acuerdo con Estados Unidos sobre el proyecto de unir los Grandes Lagos con el Atlántico mediante el río San Lorenzo. Este proyecto se lleva a cabo al año siguiente, culminando la obra en 1959 y siendo inaugurado el canal por la reina Isabel II de Inglaterra y el presidente de los Estados Unidos de América, Eisenhower.

Siglos XX y XXI Canadá hoy en día tiene una importancia internacional: pertenece a la ONU desde su formación, es miembro de la OCDE, de la OTAN, de la OSCE, de la OEA, de la Commonwealth y de la llamada Francofonía.

En 1980 se celebra un referéndum en la ciudad de Quebec para consultar sobre la soberanía-asociación con el resto del país, siendo el resultado el continuar unido a Canadá. En 1982 se hace una reforma constitucional que da como resultado la actual Constitución. Otra vez, en 1995, Quebec celebra un segundo referéndum acerca de la soberanía de la provincia, propuesta que no tuvo el suficiente eco.

Actualmente Canadá es una monarquía constitucional, un Estado federal y una democracia parlamentaria con dos lenguas oficiales: el francés y el inglés. La reina de Canadá es la reina de Inglaterra, Isabel II, quien delega en un gobernador general su poder, poder que ejercen el Primer Ministro y su Gabinete.

Tradiciones y costumbres

Canadá tiene aproximadamente una población de treinta millones de habitantes. Desde sus primeros pobladores, los vikingos, que se instalaron en una pequeña colonia al norte de Terranova, hasta los sucesivos expedicionarios, Canadá ha ido constituyéndose como una unión de naciones.

La población originaria de Canadá estaba formada antes de la llegada de los exploradores por unos 300.000 aborígenes. Actualmente, las dos grandes comunidades lingüísticas que conviven en Canadá son la inglesa y la francesa; esta última se concentra principalmente en la Provincia de Quebec. Otras provincias que cuentan con importantes comunidades francófonas son Ontario y las provincias atlánticas.

La mayoría de la población es originaria de Gran Bretaña y Francia. También emigrantes de Asia, Europa Occidental y Oriental y del Caribe. Oficialmente, en el año 1969 se reconocieron como lenguas oficiales del Gobierno y del Parlamento el francés y el inglés. Y en el año 1988 una nueva ley reconoce la dualidad del país; en este mismo año se proclama la Ley sobre el multiculturismo. Ante la evidencia de la variedad étnica el Gobierno fomenta esta diversidad cultural. No en vano, en Canadá existen más de 60 lenguas y 70 comunidades etnoculturales.

Desde finales del siglo XX, la zona este de los Territorios del Noroeste, con una extensión de 350.000 kilómetros cuadrados, está ocupada por los inuit y se llama Nunavut. La población originaria está formada sobre todo por los indios y los inuit o esquimales. De los primeros, están censados más de medio millón, que viven en las reservas; los inuit, unos 50.000, ocupan el litoral del norte y las islas árticas.

Los indios yellow knives son un pueblo que vive el momento y que debido a no mezclarse con los blancos han mantenido fielmente sus costumbres. Son gente de un carácter bondadoso con una mezcla de astucia. Además son gente hospitalaria.

La palabra esquimal significa el que come carne cruda. Esta palabra no es utilizada por los propios inuit, que es como ellos se denominan y que significa en su lengua hombres nativos. Generalmente forman pequeños grupos, estrechamente relacionados, que cazan y viven juntos mientras la caza es abundante, pero que se disgregan en familias cuando la necesidad apremia. En los cortos meses estivales penetran a cierta distancia tierra adentro para dar caza al caribú, pero la principal fuente de alimentos proviene de la caza de la foca y de la morsa y de la pesca en el hielo. La religión no está muy desarrollada, tienen como base la creencia de un ser sobrenatural, Sedna, que vela por los animales que les sirven de alimento.

La provincia menos mezclada de Canadá es Terranova. La mayoría de la población ha nacido allí y es por tanto de origen británico y el 98% de ella habla inglés. Los habitantes de Terranova han desarrollado una música folk muy particular de corte irlandés y una diferencia horaria de media hora con respecto al resto del país. A pesar de todas estas diferencias e independientemente de la localidad a la que viaje, el turista encontrará un profundo sentimiento hospitalario en todas ellas.

Gastronomía

Canadá cuenta con una excelente gastronomía reconocida mundialmente. Actualmente ha cobrado tanta importancia el arte culinario que se puede optar por miles de posibilidades, desde comida rápida, pasando por comida internacional y tradicional, hasta la cocina más sofisticada. El viajero puede elegir entre los exquisitos restaurantes de las grandes ciudades o acudir a los coffee shops de los hoteles y a los cafés que se encuentran al borde de la carretera.

Muchas zonas rurales tienen atractivo para los gourmets, ya que al ser un país rico en agricultura, posee los más exquisitos ingredientes, además de tener muchas especialidades culinarias regionales. Se pueden saborear alimentos propios de los indios nativos como la carne de venado, alce y búfalo, diferentes tipos de pescado, maíz y arroz silvestre, y una gran variedad de bayas, entre ellas el saskatoon.

En las regiones más antiguas de Canadá es donde mejor se han conservado las costumbres culinarias, sobre todo en Quebec y en las provincias atlánticas.Cada provincia ha desarrollado sus especialidades de acuerdo con los elementos de que dispone. Así, las especialidades de Terranova son las lenguas de bacalao empanadas y fritas con scrunchions, el pescado con brevis, las compotas hechas con bayas rojas, la sopa de conejo y de foca, sopa de mejillones de Terranova, filetes de bacalao y langosta empanados, el alce cocido, el vino de ruibarbo y el pastel de aleta (elaborado con aletas de focas jóvenes); son especialidades locales que a veces sólo se encuentran en los mejores restaurantes.

En la isla de Nueva Escocia se pueden degustar típicos platos de pescado que se salen de lo habitual como el Solomon Gundy, arenques crudos aderezados con vinagre y especias. Es también muy apreciado el róbalo ahumado, un plato de origen británico. En la isla de Cabo Bretón elaboran un embutido con especias y un plato de tipo holandés realizado con cortezas de cerdo fritas. Entre los postres se prepara uno de origen escocés con harina de avena, nata y azúcar.

New Brunswick es conocida por sus verduras cocidas o al vapor generalmente acompañadas de mantequilla. En todas las islas se prepara una especialidad, el pastel de rappie, con patatas asadas y cerdo salado, así como un postre a base de fruta cocida y acompañado de crema.

La cocina de Quebec se caracteriza por ser una cocina no demasiado fuerte y que trabaja sobre todo con productos de la región como el cerdo, aves y caza. También introduce verduras en sus sopas de las que son las más famosas las de cebolla y col. El plato más tradicional es el tourtierre, pastel de patata y carne de caza como la perdiz, venado y conejo (normalmente se prepara con carne de cerdo). Lo más sazonado que se puede saborear en Quebec es un paté de cerdo aderezado con especias.

Montreal es conocido principalmente por su exquisito pollo, sus carnes ahumadas y el famoso sandwich de boeuf fume, pan negro o de centeno con pepinillos, mostaza y ternera ahumada. No hay que dejar de comer el jamón asado al espetón, aderezado con jarabe de arce, que se puede degustar en el Vieux Montreal, además de disfrutar de un ambiente auténtico. De los postres destaca la tarta al azúcar.

Los amantes de la comida aderezada con especias pueden disfrutar con la comida de Toronto. Platos de cazuela, judías, fríjoles, guisantes, pan de maíz y gambas y una larga lista de delicias. Es muy popular en las provincias de Manitoba y Saskatchewan, el arroz silvestre que se cultiva en las marismas. Suele servir de acompañamiento a los platos de caza y de aves. Por otro lado, en Winnipeg se distingue el pollo aderezado con ajo, que tiene un origen rumano.

Calgary y sus alrededores es un gran gusto para el paladar. Los restaurantes incluyen establecimientos familiares con servicio rápido estilo norteamericano, comedores premiados por su calidad, y comedores y restaurantes internacionales con una variedad tentadora de cocinas exóticas. No deje de probar la famosa carne de vacuno de Alberta. Desayune tortas cubiertas con almíbar y tocino crujiente. En esta zona abundan los restaurantes de diferentes nacionalidades debido a la diversa población; se puede elegir entre escandinavos, españoles, franceses, chinos, alemanes, italianos, japoneses, vietnamitas, coreanos, mexicanos, griegos, tailandeses y latinoamericanos, entre otros muchos.

British Columbia se caracteriza por el salmón preparado de varias formas. En Victoria además, se pueden degustar tanto platos de estilo inglés como el roast beef, como platos franceses.

Información Práctica

Aduana y Documentación Los ciudadanos de la mayoría de los países europeos no necesitan visado para entrar en Canadá como turista, siempre que la estancia no supere los seis meses. Es necesario presentar un pasaporte válido y vigente, así como billete de vuelta y demostrar fondos suficientes para solventar su estancia en el país. Todo visitante menor de 18 años que no vaya acompañado de un adulto debe estar en posesión de una autorización escrita de sus padres o, en su caso, tutor.

Equipo del viajero El clima canadiense es muy variado, existen zonas muy calurosas y zona muy frías, por lo que hay que tener en cuenta a qué región del país se va a viajar, en qué época y si se va a visitar una zona montañosa, ya que es posible que haya previsiones de nieve. En las zonas costeras suele ser aconsejable llevar ropa impermeable, ya que son habituales las lluvias.

Idioma En Canadá se habla sobre todo en francés y en inglés, ya que su sistema educativo está vinculado al británico, francés y estadounidense. Por ello, son las lenguas más usadas por los habitantes. Algunas escuelas imparten una educación bilingüe.

Diferencia horaria Canadá tiene seis zonas horarias (Newfounland, Atlántica, Este, Central, Montañosa y Pacífico). La diferencia entre las costa atlántica y el Pacífico es de cinco horas y media.

Época del año recomendada Cada estación tiene su encanto en Canadá, de hecho miles de turistas visitan Canadá cada año en diferentes épocas. Las cuatro estaciones y sus paisajes atraen a un gran número de personas. La Exposición y Estampida de Calgary (Alberta), que se celebra en julio es famosa en todo el mundo. Por otro lado, en invierno son muchos los turistas que aprovechan para disfrutar de la nieven las estaciones de esquí, que cada vez se están extendiendo más.

Electricidad En todo el territorio nacional la corriente eléctrica es de 110 voltios, corriente alterna y a 60 Hz. Los enchufes son de tipo americano, de dos clavijas planas, por lo que es necesario un adaptador.

Medidas Canadá utiliza oficialmente el sistema métrico decimal, aunque para algunas acciones cotidianas todavís se utiliza el antiguo sistema británico

Emergencia, Salud y Policía Para viajar a Canadá no se requiere de ninguna vacuna, pero los viajeros procedentes de zonas endémicas tienen la obligación de vacunarse contra la viruela y la fiebre amarilla. En caso de urgencias médicas no tendrá ningún problema, pues el sistema sanitario a estos efectos funciona muy bien. Hallará un excelente servicio médico, pero puede ser muy caro, por lo que es conveniente viajar con un seguro de viaje. Para cualquier urgencia, ya sea médica, policial o de incendios, basta con marcar el 0 (de operadora) o el 911.

Moneda y Cambio de Divisas La unidad monetaria es el Dólar Canadiense (CAD), igual a 100 céntimos. Existen billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 500, y 1.000 dólares y monedas de 1, 5, 10 y 25 centavos y de 1 dólar. El euro y otras divisas europeas, así como el dólar norteamericano se pueden cambiar en las casas de cambio que se encuentran a lo largo y ancho del país. Sin embargo, en ciudades pequeñas y zonas rurales es aconsejable viajar con moneda canadiense, o bien con cheques de viaje o tarjetas de crédito internacionales.

Convertidor de divisas

Direcciones útiles

Embajada de Canadá en España

Núñez de Balboa, 35

28001 Madrid

Tel.: 914 233 250

Fax: 914 233 251

www.canada-es.org

madrid@dfait-maeci.gc.ca

Embajada de España en Ottawa

74 Stanley Avenue

Ottawa (Ontario). K1M 1P4

Tel.: (+1) 613 747 2252

Compras Canadá ofrece la posibilidad de adquirir, en sus múltiples establecimientos y mercados, numerosos artículos. Si prefiere comprar piezas autóctonas puede acercarse hasta las tiendas más típicas y originales y adquirir los objetos de artesanía que realizan los indios y los inuit. En ellos se aprecian las características particulares de esta cultura nativa de Canadá. También en los museos, restaurantes indios y galerías de arte, podrá adquirir artesanía. Los tótems, las puertas talladas, los utensilios de cocina, las canoas, las máscaras y las cajas hechas de cedro flexible y húmedo son los principales objetos.

En Vancouver tiene la posibilidad de trasladarse a China. El barrio chino de la ciudad le asombrará y no sabrá si se encuentra en Canadá o en el exótico Oriente. Aquí se ofrece una gran variedad de objetos tradicionales chinos, con llamativas tiendas de recuerdos, grandes almacenes y tiendas de tallarines wonton.

British Columbia se caracteriza por sus locales de artesanía india (arte nativo, lanas, pieles y mantas de lana). En su origen estas singulares mantas de lana, de fondo blanco y rayas anchas, verdes, rojas y negras, se intercambiaban por pieles. Actualmente han adquirido otro valor llegando incluso a confeccionarse como abrigos de invierno. En Victoria la mayoría de las tiendas están especializadas en la importación de porcelana Royal Doulton o Wedgwood, en tapicería Wellsh, paños Harris, ropa de lana virgen, artesanía, caramelos, té y galletas inglesas. No deje de probar los deliciosos melocotones y los vinos de la región.

Si ha decidido pasar su tiempo de ocio en la región de Las Praderas, y concretamente en Alberta, puede acercarse hasta el gran centro comercial West Edmonton Mall con más de 800 tiendas y once grandes almacenes, donde podrá hacerse con carne seca de venado y fiambres típicos del país. Pero si desea algo más sofisticado y trajes de grandes marcas puede dirigirse hasta el hotel Château Lake Louise y allí visitar la casa de pieles Saitoh en la que hallará marcas tan conocidas como Christian Dior, Grovner entre otras. Si desea llevar una obra de arte encima, nada mejor que comprar una camiseta pintada por artistas locales en el Shirt Company. Obras de artesanía de los inuit y de los indios las encontrará en la Galería de Arte del Hombre, tales como esponjosos mitones y mocasines, parkas, dibujos nativos y tallas en piedra.

En Saskatchewan, en la ciudad de Saskatoon, es posible degustar y adquirir enlatado el típico estofado de búfalo y galletas con gelatina de manzana silvestre y bayas de Saskatoon, mientras que en Manitoba, puede acercarse hasta el pueblo de Churchill, una pequeña población situada al noroeste de la provincia, donde se encuentra la Joyería Bazlik o Northern Images, para adquirir mantas de piel u otros objetos típicos. En Winnipeg se puede adquirir arte inuit genuino, así como productos frescos de la huerta.

Al norte de Manitoba y a orillas de la Bahía de Hudson, en el Distrito de Keewatin le será posible adquirir desde un auténtico trineo, hasta objetos artesanos locales como cuchillos curvados inuit, botas de piel de foca y bisutería de marfil.

Si le gusta el bullicio de la calle y los puestos callejeros debe acercarse a la ciudad de Toronto, concretamente en la calle de Yonge Street, donde encontrará numerosos vendedores callejeros, tiendas de bisutería y ropa hecha a mano, librerías con libros de ocasión y almacenes de discos. Muy cerca se encuentra el Eaton's Center, el centro comercial más grande de Toronto, con docenas de tiendas y restaurantes. Es uno de los mejores lugares de la ciudad para comprar lo que se quiera cuando se tiene prisa. Se trata de un centro muy singular, ya que las tiendas están organizadas según los precios: las tiendas más baratas se sitúan en la planta baja de las tres plantas con las que cuenta; las plantas de arriba ofrecen los productos más caros.

En sus dos extremos se encuentran dos de los tres mayores almacenes de Canadá (Eaton's, Simpson's y Hudson's Bay Company) y, a dos paradas de metro, Dundas y Queen.

En Ottawa se distingue Sparks Street Mall, una zona peatonal poblada de tiendas y grandes almacenes. También en el centro de la ciudad se pueden comprar productos frescos, incluso cerdos vivos; los granjeros, pescadores, artesanos y cocineros comparten este espacio en Byward Market. A lo largo de Sussex Drive podrá disfrutar del encanto de antiguos edificios de estilo victoriano y georgiano que albergan modernas boutiques.

Québec ofrece una infinita variedad de posibilidades para realizar compras en cualquiera de sus cientos de tiendas y almacenes. Montreal se puede considerar el centro de las pieles. Sus tiendas más conocidas son Mc Comber, Grosvenor, Holt Renfrew y Alexander. Para comprar productos económicos nada mejor que el mercado de Santa Catalina y la Ciudad Vieja que ofrece una extensa oferta de artesanía. En Québec Ciudad los recuerdos se pueden adquirir tanto en los edificios de la fortificación, como en las pequeñas tiendas de la Ciudad Baja, donde podrá disfrutar de los típicos licores canadienses. A lo largo de los cantones del este, la artesanía y las antigüedades locales de los habitantes originales, los abenakis, constituyen las ofertas de compra más estimulantes.

En New Brunswick las tiendas dedicadas a la artesanía son las más numerosas. St. John's, está llena de tiendas de artesanía y galerías de arte, donde a buen seguro encontrará litografías de todo tipo y grabados en piel. En Halifax son típicos los dibujos de pescadores, los barcos hechos a mano y artículos escoceses como los sporrans (adornos en el traje de los escoceses), y las mantas a cuadros.

En la Isla del Príncipe Eduardo trabajan el cuero, maderas, alfarería, tejidos, etc.; artesanía que se puede adquirir en las distintas tiendas de la isla.

Entre los recuerdos más simpáticos que se puede llevar de las áreas rurales de Terranova, están las lámparas de queroseno, los viejos rifles y los aperos de labranza y utensilios de cocina para colgar de los techos, así como pieles de animales y serpientes.

Ya en los Territorios del Noroeste podrá acercarse a Yellowknife, en donde hay numerosas tiendas de recuerdos que ofrecen aguafuertes y tallas de esteatita (jabón de sastre). Más al nordeste, en el Distrito Franklin los artesanos ofrecen tallas, pinturas y alfombras.

Las Ciudades

Montreal es, en la actualidad, la segunda ciudad franco-parlante más grande del mundo, con alrededor de tres millones y medio de habitantes en la que se integran diferentes culturas como la portuguesa, francesa, inglesa, italiana y judía. Sin embargo, tales diferencias no son estáticas, ambas se entremezclan de tal manera que es frecuente encontrar a angloparlantes comiendo en algún bistrot, al igual que francófonos paseando por la tradicional zona inglesa.

Montreal fue fundada en el año 1642 por los franceses Paul de Chomédy y Sieur de Maisonneuve, los cuales edificaron junto a los rápidos de Lachine un pueblo católico que se convertiría en el Vieux-Montreal. Posteriormente, en el siglo XIX, la ciudad antigua fue decayendo, aunque a partir de 1960 se produjo un resurgimiento de la misma con la renovación de las viviendas del siglo XVIII y su transformación en restaurantes y boutiques, especialmente en las Rue Notre-Dame y Rue de St Paul. Situada al sur de la provincia de Quebec, en la confluencia de los ríos San Lorenzo y Ottawa, la isla de Montreal forma parte del archipiélago de Hochelaga. El río sigue su curso en el Lac des Deux-Montagnes para después ramificarse en cuatro afluentes, uno de ellos el Riviére des Prairies. El conjunto de la ciudad está formado por 75 islotes, algunos de ellos la île des Soeurs, la île Bizard, la île de Sainte-Hélène y la île de Notre-Dame. Más de 266 kilómetros de litoral costero bordean las islas que forman la ciudad.

En tres siglos y medio, Montreal pasó de ser una simple misión evangélica a convertirse en el puerto interior más grande del globo, sede de los primeros bancos y sociedades comerciales de Canadá. Esta ciudad canadiense es, hoy en día, la cuarta ciudad francófona del mundo (70% del total de la ciudad) tras París, Kinshasa y Abiyán; no obstante, cuenta también con una importante comunidad de habla inglesa (15%) y un núcleo ascendente de personas con otro idioma distinto al francés y al inglés.

Al ser sede de numerosos eventos culturales de fama mundial, tales como el Festival de Humor Juste pour Rire, el Festival de Jazz o el Gran Prix, por citar algunos de los más de 70 eventos que se celebran cada año, la ciudad está considerada uno de los centros culturales más importantes del mundo. Si a estos festivales le añadimos su casco antiguo, Montreal es la ciudad más europeizada de Norteamérica. Por otro lado, los habitantes de la ciudad poseen una de las mejores educaciones del planeta, no en vano, cuentan con el mayor porcentaje de estudiantes universitarios del continente norteamericano. La ciudad dispone de cuatro universidades, dos francófonas y dos anglófonas. En el área médica y la industria aeroespacial, Montreal es uno de los centros más importantes de América.

En la cumbre de Mont-Royal, dos miradores permiten admirar el espléndido río San Lorenzo y, a lo lejos, los montes San Bruno, San Hilario y el Monte Rojo. Asimismo, Montreal es una ciudad que cuenta con numerosas iglesias, más de 400, y oratorios que ilustran su patrimonio religioso. Las calles adoquinadas del viejo Montreal le dan a la ciudad un aspecto bucólico que contrasta con la zona comercial situada al norte y que se extiende bajo los túneles que conectan con la denominada Ciudad Subterránea, un complejo de viviendas y centros comerciales de ocio configurado debajo de la ciudad.

Hasta 1970 fue considerada la sede principal de la economía comercial del país, sin embargo ese honor le fue arrebatado por la anglófona Toronto. Montreal es una vibrante metrópoli que se muestra orgullosa y multicultural. Su mezcla franco-inglesa y los emigrantes venidos de múltiples rincones del mundo, la convierten en una localidad famosa por su pensamiento progresista, por la tolerancia y por la alegría con la que saben vivir. Su llano paisaje se ve interrumpido por dispersas montañas que atraviesan la región, entre las más famosos está el Mont-Royal.

Ottawa La capital de Canadá se localiza en la región de Ontario, una de las más visitadas de Canadá. Asentada a orillas de los ríos Ottawa y Rideau, su principal lugar de interés histórico artístico es el Parlamento, conjunto de edificios de estilo neogótico que ofrecen una espectacular estampa a orillas del río Ottawa.

La capital de la nación cuenta con un amplio abanico de posibilidades para el ocio y el disfrute: museos de todo tipo, entre los que destacan el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Galería Nacional de Canadá; cafés con terraza, magníficos restaurantes típicos donde degustar las especialidades de la gastronomía regional; y hermosos edificios como el Châteu Laurier. La vida de la ciudad se desarrolla en torno al canal Rideau, cauce de agua que alberga la pista de patinaje sobre hielo más larga del mundo en la época invernal.

Toronto. El nombre de la ciudad proviene de una palabra india que significa lugar de encuentro. Nada mejor define a la ciudad que esta palabra indígena, pues Toronto es un cruce de caminos y culturas. En Toronto se asentaron británicos, irlandeses, africanos, caribeños, latinoamericanos y asiáticos. Esta mezcolanza de culturas ha enriquecido notablemente a esta población en la que se hablan más de cien idiomas y se organizan anualmente multitud de actos festivos y culturales. La inquietud cultural y artística está presente en la ciudad durante todo el año, pues Toronto ofrece conciertos, exposiciones, espectáculos teatrales y festivales de músicas del mundo. Una de las épocas más destacadas dentro de la oferta cultural de la ciudad es el invierno, estación en la que tienen lugar las actuaciones de la Orquesta Sinfónica de Toronto, del Ballet Nacional de Canadá y de la Compañía de Ópera de Canadá.

Otro de los atractivos culturales de la ciudad es su variada oferta museística, entre la que destaca el Museo Real de Ontario, que alberga una interesante colección de arte oriental de fama internacional. Toronto se asienta en la provincia más poblada de Canadá y la más turística, pues está compuesta por ciudades con encanto y de impresionantes espacios naturales, como las Cataratas del Niágara, una maravilla de la naturaleza que se encuentra a tan solo 131 kilómetros de distancia de Toronto. La ciudad es un paraíso para los amantes del ocio, con numerosos lugares de esparcimiento y con numerosos bares, restaurantes y locales de copas, donde se puede disfrutar de todo tipo de espectáculos musicales, cómicos o teatrales. En la actualidad, la zona de moda es Yorkville, al norte de la ciudad, donde se puede disfrutar de la noche en cualquiera de sus agradables terrazas de verano. El área de la Explanada también ofrece numerosos escenarios donde se presentan actuaciones de música jazz.