logo nyala tours
info@nyalatours.com
Bostwana

Situación Geográfica

Bostwana es situada en el centro de África Meridional, se extiende unos 1.100 km de Norte a Sur y 960 km de Este a Oeste, ocupando un área equivalente a la de Francia, algo mayor que España. Al Sur limita con Sudáfrica, a través de los ríos Limpopo y Molopo; al Noreste, con Zimbabue, mientras que Namibia abraza las fronteras oeste y norte. En Kazungula, en el remoto Norte, cuatro países -Botswana, Zimbabue, Zambia y Namibia- confluyen en el centro de la corriente del río Zambeze. La mayor parte del territorio (un 75%) está en el Kalahari, el desierto más meridional de África aunque no es propiamente un desierto, ya que está cubierto de hierbas y arbustos, pero no hay cursos de agua en su superficie si exceptuamos el río Boteti, lo que le convierte en una tierra no apta para la agricultura o la ganadería y le ha valido el apodo de tierra de la sed. Una meseta de unos 1.200 metros de altitud divide al país en dos regiones, cada una con su propio sistema hidrográfico.

En el Norte se encuentran las cuencas pantanosas del Makgarikgari y del Okavango. Una gran extensión de sabanas, donde se desarrollan la ganadería y la agricultura (principales actividades económicas del país), marca la transición de las estepas desérticas del SO y los bosques del N y el NE. Los ríos más importantes son el Okavango, el Limpopo y el Chobé. Entre los lagos, el Ngami y el Xau. Botswana está considerada como una de las reservas de la flora y fauna africana más importantes del continente. Es en los Parques Nacionales de Chobe y Nxai Pan donde se concentran la mayoría de las especies animales Las tierras secas de Botswana albergan más de setenta especies de serpientes, entre las que destaca la cobra de cuello negro y muchas arborícolas y trepadoras venenosas, abundantes en el Okavango, pero que no suelen acercarse a los humanos.

Esta parte de África Meridional ofrece una muestra de pájaros comunes de especie indefinida y también acoge un conjunto de fauna avícola colorista y exótica. Entre las aves figuran la elegante grulla coronada de cuello gris, el turaco gris con su característico grito, la bella carraca de pecho lila y el austero secretario o serpentario, que derrota a las serpientes brincando varias veces sobre ellas. Los parques nacionales y reservas más hermosos de Botswana son el hogar de una variedad sorprendente de vida salvaje y en ellos habitan elefantes, guepardos, licaones, leopardos, hienas, jirafas, hipopótamos y cebras.

La mayor parte de la nación está cubierta por la sabana, formada por acacias o arbustos espinosos. Los únicos bosques de mopane se encuentran en el Noreste, donde existen áreas en las que se aprovecha la madera para la construcción. En la misma zona crecen árboles mongonga y marula, cuyos frutos comestibles sirvieron en otros tiempos como base alimentaria del pueblo san. La madera blanda de la marula se utiliza en la artesanía local, y sus frutos se emplean para elaborar una especie de cerveza.

Historía

Se cree que el pueblo san (bosquimanos) habitaba Botswana hace treinta mil años siendo las Colinas de Tsodilo con sus más de 3.500 pinturas rupestres la mejor prueba de ello. Les siguieron los khoi-khoi (hotentotes), de cultura ganadera, y más tarde los bantúes, que emigraron desde las regiones noroeste y este de África entre los siglos I y II de nuestra era y se establecieron junto al río Chobe. Hasta el siglo XVIII los distintos grupos bantúes, como los tsuana, agrupados en pequeñas comunidades convivieron pacíficamente en el Kalahari. Las disputas propiciaban separaciones de mutuo acuerdo.

Hacia 1800, las tierras de pasto a orillas del Kalahari estaban ocupadas por pastores y la separación pacífica dejó de ser una solución factible a las disensiones. Por otra parte, los europeos habían llegado a El Cabo y se expandían hacia el Norte. Tras la unión de las tribus zulúes en Sudáfrica en 1818, los colonizadores agredieron los diseminados pueblos tsuana, potenciando su vulnerabilidad. Como respuesta, se reagruparon y su sociedad se estructuró de forma compleja: una monarquía hereditaria reglamentaba cada nación tsuana y los súbditos residían en poblaciones centralizadas y poblaciones satélites.

El orden y la estructura de la sociedad tsuana impresionaron a los misioneros cristianos, que se introdujeron a principios del siglo XIX. No lograron evangelizar a una gran mayoría, aunque consiguieron asesorarlos, a veces erróneamente, en sus tratos con los europeos. Entretanto, los boers iniciaban la gran migración (Gran Trek, 1834-1844) hacia el Vaal, atravesando el territorio tsuana y zulú e imponiendo las leyes occidentales. Muchos indígenas trabajaron en las granjas boer, pero la rebelión y la violencia propiciaron el fracaso de esta asociación laboral. En 1877 la animadversión había crecido de tal forma que los británicos intervinieron para anexionarse el Transvaal, desencadenando la primera guerra de los Boers. Tras la convención de Pretoria de 1881 la presión boer disminuyó, pero al año siguiente regresaron a las tierras tsuana, que volvieron a reclamar la protección británica.

La intervención de Gran Bretaña conllevó a los pueblos indígenas a aceptar sus condiciones. Las tierras situadas al sur del río Molopo pasaron a denominarse Colonia de la Corona Británica de Bechuanalandia, mientras que el área situada al norte se convirtió en el Protectorado Británico de Bechuanalandia (la actual Botswana). Sin contar los años en los que Gran Bretaña cedió el control a la South Africa Company de Cecil Rhodes, dominó el país hasta 1966. El nacionalismo se había desarrollado ampliamente durante los años cincuenta y sesenta. Después de la matanza de Sharpeville en 1960, se formó el Partido del Pueblo de Bechuanalandia, cuyo objetivo se centraba en la independencia. En 1965 se celebraron elecciones generales, y Seretse Khama fue elegido presidente. El 30 de septiembre de 1966, la República de Botswana obtuvo su independencia.

Con el descubrimiento de minas de diamantes cerca de Orapa en 1967, Botsuana se transformó económicamente. Aunque la mayor parte de la población pertenecía a las capas más desfavorecidas, esta riqueza mineral proporcionó al país enormes reservas de divisas extranjeras y la pula (moneda de Botswana) se convirtió en una de las principales monedas africanas. Pero en 1999, el mercado internacional del diamante se desplomó y se produjo el primer déficit presupuestario de Botsuana en 16 años. En cualquier caso, en relación al resto del continente africano, sigue gozando de una gran estabilidad y riqueza. El gobierno está considerado pragmático y prooccidental, aunque existe cierta inquietud por los crecientes gastos en infraestructura militar.

En la actualidad, los mayores problemas de Botswana son el paro, el SIDA, el éxodo de la población a las ciudades y una tasa de natalidad imparable, que ha empezado a reducirse en los últimos años por la difusión del VIH y el SIDA en los grupos de edad para tener hijos. El país padeció unas inundaciones devastadoras en el 2.000 que dejaron a 70.000 personas sin techo, mientras que las sequías de los últimos años han causado gran sufrimiento a la población, sobre todo en el oeste. En 2.004, el índice de infección de VIH y de SIDA de Botswana era del 37,5%, y el país asistía a un pavoroso influjo migratorio de refugiados de Zimbabwe. A pesar de esos problemas, Botswana sigue siendo una nación tranquila.

Tradiciones y Costumbres

Con una población de 1.780.000 habitantes, el promedio de hijos por mujer es de 2.79 (una de las tasas más bajas de Africa). Casi el 80% de la población esta alfabetizada. Entre la étinas los botswana son 95%, Kalanga, Basarawa y Kgalagadi 4%, blancos 1% En Botsuana viven más de 45 mil nativos Basarawa o bosquimanos (del afrikaans, boschjesman, "hombre del bosque"), pueblo de pequeña estatura y tez color castaño oscuro, especialmente en el Kalahari, donde habitan hace por lo menos 20 mil años. Conocidos también con los nombres de San o khoisan, es una de las etnias más ricas y junto con los pigmeos las dos únicas razas prenegríticas y más antiguas de Africa. Son tradicionalmente cazadores-recolectores, que hablan alguna de las lenguas joisanas, caracterizadas por incorporar sonidos de chasquido o cliqueos. El resto de la población pertenece a los bantús y están concentrados en las mesetas orientales.

El 50% son de creencias animistas indígenas, 50% cristianismo (la frontera entre la práctica de religiones locales y el cristianismo es en muchos casos difícil de precisar). Hay minorías hindúes y musulmánas. En las primitivas religiones tribales de Botswana los jefes de los clanes dirigían las cuestiones familiares desde el inframundo. Entre los ritos destacaban las ceremonias de iniciación masculina y femenina y los rituales para propiciar la lluvia. Se practicaba la poligamia y los bienes de un hombre los heredaban los hijos de su primera mujer. El folclore san (bosquimano) es muy rico, y presenta explicaciones sobrenaturales de los sucesos terrenales, orquestados por N’odima, el bueno y Gcawama, el embaucador malicioso. Los misioneros desplazaron la práctica totalidad de las costumbres tradicionales.

Información Práctica

Aduana y Documentación. Se necesita visados que se puede obtener a la llegada. Pasaporte con una validez mínima de 6 meses.

Equipo del viajero. Es recomendable llevar ropa fresca y ligera, calzado cómodo, sombrero, gafas para el sol, crema de protección solar, repelente para insectos, algún jersey para las noches y un chubasquero si viaja en época de lluvias. No olvide el pasaporte, carné de conducir internacional, seguro de asistencia médica y repatriación y un botiquín. Tenga en cuenta que no se pueden fotografiar o filmar aeropuertos, puertos y zonas militares. También está prohibido filmar en las instalaciones de la policía. Los precios del material fotográfico son similares a los precios de Europa. En Sudáfrica no existe la costumbre de dejar propinas.

Idioma. idioma El idioma oficial es el inglés y el nacional el setswana bantú (ambos pueden considerarse oficiales). Hay varios idiomas locales como: kalanga, mbukushu, herero y cungo. El cungo, es una lengua joisana (o khoisan) del norte hablada en también en Namibia y Angola. En total, tiene unos 5.000 parlantes de la etnia bosquimana. Posiblemente es la misma lengua que el akhoe y el vasekela. No tiene el clic consonántico labial, típico de las lenguas joisanas del sur.

Diferencia Horaria. GMT +2 Una hora menos que en España en invierno y la misma en verano.

Clima. El clima varía dependiendo de la zona. El país tiene relativamente poca elevación respecto al nivel del mar, sin apenas accidentes geográficos importantes y rodeado por zonas mucho más altas lo que favorecen el estancamiento de las altas presiones, que a su vez impiden la entrada de vientos húmedos. Aunque se encuentra sobre el trópico de Capricornio, Botsuana presenta grandes variaciones térmicas Las temperaturas son altas en verano tanto por el día como por la noche con máximas de 40 ºC y mínimas de hasta 28 ºC. En el Kalahari, el termómetro puede descender al anochecer más allá de los 0ºC en junio y julio; en los enclaves más húmedos, acostumbra a escarchar. Mientras que en los vecinos Zimbabue y Suráfrica la estación de lluvias se desarrolla entre octubre y abril, en Botsuana es muy raro que comience antes de finales de noviembre, acabando en febrero.

El invierno austral (de mayo a agosto) es una buena época para visitar Botsuana, pues los días suelen ser apacibles y los animales salvajes nunca se alejan de las fuentes de agua. En cualquier caso, debe considerarse que también coincide con las vacaciones escolares en Europa, Norteamérica y Suráfrica, por lo que puede haber muchos visitantes. En general, junio, principios de julio y septiembre son los meses menos concurridos. Esta temporada resulta poco propicia para recorrer las vías secundarias, disfrutar de la contemplación de la vida salvaje o explorar el Okavango, ya que las lluvias persistentes pueden inutilizar las carreteras arenosas y los animales se dispersan cuando se encuentran con agua abundante.

Moneda y Tarjetas de Crédito. Pula es el nombre de la moneda de Botswana. Está dividida en 100 thembe. Pula significa "lluvia" en tswana y sus fracciones o thembe, "gotas", en referencia al preciado y escaso líquido elemento. Existen billetes de 10P, 20P, 50P y 100P, así como monedas de 5t, 10t, 25t, 50t, 1P, 2P y 5P.

Convertidor de divisas

Asistencia médica.

Obligatorias: No hay ninguna, salvo que se proceda de algún país infectado con epidemias, en cuyo caso se pide certificado de vacunación. Recomendadas: Tétanos y Fiebre Amarilla. En las zonas pantanosas (delta del Okavango) se aconseja tomar la profilaxis antimalaria. Además debe tomarse las precauciones básicas para evitar las picaduras de mosquitos, mosca tsetse y otros insectos utilizando: repelentes, ropa de colores claros, manga larga y pantalón largo, calzado cerrado, especialmente al amanecer y al atardecer.

Es muy recomendable la profilaxis antimalaria. En el norte del país, el Delta del Okavango, es zona de malaria y de la mosca Tse-Tse, que provoca la llamada "enfermedad del sueño". La tasa de contagio del SIDA es la más alta del mundo. Se aconseja no realizar prácticas de riesgo. En la capital, Gaborone, existen hospitales y médicos de garantía. En las demás ciudades es más problemático. Para emergencias médicas o policiales se debe solicitar

Centro Internacional de vacunación

Direcciones útiles

No existe Embajada de España en Botswana.

Consulado Honorario en Gaborone (Dependiente de la Embajada de España en Windhoek) Cancillería: Plot 10211 Broadhurst Industrial P.O.Box 1415 Gaborone. Teléfonos: 31 26 41 y 30 16 54 Fax: 37 34 41 y 300 59.

Parques Nacionales

Parque Nacional de Chobe. Tiene una superficie de 10.698 kilómetros cuadrados, que lo convierten en la tercera reserva más grande de Botsuana, después de la Central Kalahari Game Reserve y el Gemsbok National Park. Después de Gemsbok, es el segundo parque de Botsuana. Chobe es conocido por sus grandes manadas de elefantes y por la hermosa región de Savuti, donde pueden verse una gran cantidad de depredadores. Una de sus mayores atracciones es la migración anual de cebras. También es destacable por los rebaños de búfalos cafres, por el bosbok, por ser el lugar más meridional donde puede verse el puku, por la cantidad de aves y por las maravillosas puestas de sol, cuando los turistas recorren el río en barcos a propósito y disfrutan de la gran abundancia de hipopótamos.

El Delta del Okavango. El delta del Okavango es un caso poco usual de delta, en el sentido de que este río no desemboca en el mar. En realidad, no se trata de un verdadero delta fluvial, sino de un abanico aluvial o cono de deyección muy grande, que se produce donde el río Okavango desagua en una llanura prácticamente endorreica con un clima mucho más seco que en sus cabeceras. El delta cubre una superficie de entre 15.000 km² y 22.000 km² durante las crecidas, se encuentra en el norte de Botsuana, en la región de Ngamiland, con capital en Maun, a 942 m de altitud.

Recibe agua del río Okavango; éste nace en Angola y atraviesa la franja de Caprivi (Namibia) para llegar a este delta donde se dispersa en el desierto del Kalahari. En el delta del Okavango existe la única población de leones nadadores; éstos se ven forzados a entrar en el agua, que durante las crecidas que llegan a cubrir el 70% de su territorio, para cazar antílopes como los impalas. Geológicamente el río Okavango al llegar a Botsuana serpentea entre dos fallas geológicas y acaba desbordándose y creando una extensa llanura anegada. Es absorbido por el desierto Kalahari y se desconoce donde terminan sus aguas.